erevank

home    message    blog   info    mac portraits    fashion photo-drawings    digital drawing    drawins/sketches    photo/collage    photography/yelp                                submit    archive    theme
©

Muy impresionado con la cerámica erótica precolombina. Pensé que no teníamos esa clase de piezas, sólo conocía la cerámica peruana.

very impressed with pre-Columbian erotic pottery. I thought we don’t have these kind of works. I only knew peruvian pottery.

 Centro Cultural Universitario

Recuerdo jugar pirinola con mi familia. Nos sentábamos alrededor de la mesa con un montón de monedas en medio y la girábamos en cada turno a la espera de un toma todo. Una pirinola tiene seis lados, como un dado, por lo que las probabilidades de que te salga una cara en particular son las mismas que con éstos. Sin embargo, los resultados son menos abstractos que en un dado. Te va bien (toma todo), te va un poco bien (toma 1, toma2) o te va un poco mal (pon 1, pon2) o les va un poco mal a todos (todos ponen) Apostábamos y en uno de esos giros podía terminar llevándome la montaña de dinero acumulado. Era raro, pero pasaba y era el resultado que yo y todos esperábamos, tomarlo todo, Ganar.

La belleza se puede medir, existen patrones matemáticos que impactan nuestra percepción y nos hacen sentir la belleza. A través de la información de los sentidos generamos eso: sensaciones. La belleza se puede sentir por medio de los dos más evolucionados, el oído y la vista. El resto de los sentidos son más primitivos; nos permiten sentir otras cosas, están conectados con otra parte del cerebro. La música es un puente entre ambos contiene elementos de ambas esferas, una parte instintiva antigua junto con otra compleja y relativamente moderna.

En la arquitectura, éntasis era el fenómeno que corregía la percepción de las líneas rectas y paralelas a la distancia. Daba al Partenón y otros templos griegos la sensación de estabilidad, solidez, perfección. Ellos sabían que estos patrones tenían una relación de principios matemáticos. Fue hasta el renacimiento que se hicieron los números y se encontró la piedra filosofal de la belleza 1:1.618. Hablaré después de esto.

Los artistas tenemos la capacidad de apreciar y descubrir de manera más precisa e inmediata las relaciones matemáticas. Sentimos el  equilibrio, armonía y  proporción en las imágenes a nuestro alrededor. De ahí que también podamos producirlas basadas en esa inmediatez de la sensación  de lo que vemos.

Como artistas parte de nuestro trabajo es hacer que la imagen que estamos produciendo empate con el mapa mental que tenemos de lo que queremos hacer. Se tiene  que transitar con el material  y los medios que hemos elegido, pintura, mármol, lápiz y papel, hacia un lugar que ya conocemos en nuestra mente. Contamos con la retroalimentación instantánea de nuestra vista para corregir y generar este tipo de patrones que generan la belleza.

Recientemente mi pareja subió al Iztaccíhuatl, el tercer pico más alto del país. Estuve cerca de él durante los preparativos de su ascenso. Como parte el equipo compró un mapa. Lo tomé centré mi atención en las once líneas de diferentes colores que indicaban las rutas de ascenso hacia la cumbre.

En el mapa sabes a dónde quieres llegar pero no pude imaginarme en él las pendientes de setenta y cinco grados, los desfiladeros que te separaban del vacío por un par de pasos, cosas de las que después me habló; tampoco me imaginé la nula visibilidad durante la caminata de noche o en el día cuando las nubes chocaban con la montaña. No me imagino el frío, los vientos a gran velocidad o lo agreste del terreno, son cosas que no aparecen en los mapas.

Nunca estuve muy relacionado con la pintura. Decidí ver el documental Gherar Richter Painting para tratar de entender de qué va la pintura contemporánea. Lo vemos trabajando en una serie de cuadros de la nada hasta su exposición. Usa un rasero, una especie de escuadra sobre la que de un lado se vierte pintura y por el otro se toma con las manos, con él aplica la pintura y la extiende sobre la superficie en una u otra dirección.

Cada vez que veía a Richter pasar su rasero una y otra vez por la pintura sabía que era el ascenso hacia un horizonte que sólo él puede hacer real. La cima  en la imaginación de una artista se completa, se cumple luego de transitar físicamente el mapa, me refiero a escalar con los materiales y técnicas de su elección hasta llegar a la cima.

Cada pintura era el horizonte en una nueva montaña. Por eso sabe cuando se pierde, cuando está mal, cuando no ve hacia donde va, cuando está perdido; también cuando un cuadro está bien, cuando es hora de terminar. Si no luce bien, está mal, asevera. Pero no eran palabras vacías. Tiene su mapa, su cima está dada por los patrones y relaciones matemáticos, ésa es su brújula, su radar.

En la pintura abstracta, a diferencia de otro tipo de pintura, creo que se busca llegar al lugar forzando al azar. En lugar de medir y calcular, trazar en su lienzo vacío los patrones que crean la belleza, empieza con una idea en mente y se lanza a colocar pintura en él, una y otra vez hasta que, con suerte, una de esas veces la capa de pintura que aplique empate con alguna de las infinitas combinaciones de patrones en  su mente.

Es como buscar un asteroide peligroso para la vida en la Tierra en el firmamento y tener que observar cada noche miles de estrellas hasta que uno en movimiento pase frente a nosotros, porque, aunque sean infinidad de estrellas, sólo una será un asteroide y menos todavía uno que ponga a nuestro planeta en peligro y menos uno que se estrelle contra nosotros. Un asteroide que se estrella contra la Tierra es una obra maestra.

Me pareció que Gherard Richter jugaba con el azar presionándolo y forzándolo hasta que le dé lo que el quiere, hasta que embone con algo en su mente que sabe está bien. En los últimos minutos del documental lo vemos luchando, literalmente, con el lienzo. Es una imagen elocuente de lo que se requiere para llevar una idea a la realidad. No es fácil retar a las posibilidades y Tomar todo, ganar. El intento es la recompensa.

       Anonymous

soy yo quién, a qué te refieres?

Museo de Arte Moderno.

Pulsiones Híbridas.

Las estructuras, los moldes, los andamios, todas aquellos sistemas que dan forma, ha sido uno de los intereses de Erevank desde su paso por la Esmeralda.
Estas entelequias que adosadas suman o modifican, acaban por aglutinarse y perma- necer: lo que estaba llamado a ser tan sólo una herramienta se convierte en el sistema mismo.

Probablemente lo que menos importa en las piezas que se ven aquí y ahora, sea su tema o la calidad gráfica. Replantean y reforman de manera afortunada uno de los temas clásicos de la historia del arte: el desnudo. Y lo hacen de manera tal que evi- dencian un fuerte interés en la estética de la pieza, cercano al tipo de interiorismo que vemos en las casas virtuales de ‘Second Life’.

Los ecos autorales que establece lo representado, pueden ir desde Stelarc -uno de los padres fundadores del camino del cyborg en el arte- hasta el video de Matthew Barney donde al interior de una machina gigantesca un hombre es sodomizado por las piezas de maquinaria que el mismo conforma.

La sutileza esta en que sí reflexionamos de manera directa en la manera en la que está hecha la pieza, el dibujo fue trazado por una máquina que contorneo el trazo a navaja sobre el vinil, proveniendo de un primer dibujo que se unió nodo a nodo en las coordenadas del plano en la mente de la computadora. -tal vez, sólo tal vez hubo un portal de origen, el escáner-

Si todo es lógicamente correcto, Erevank lo mando por mail a los viniles.
La eliminación progresiva de la imperfección del trazo manual, aún cuando haya estado en el principio, vuelven el contenido, el material y la técnica coherentes con la desa- parición progresiva y deseable del la mano de obra humana en el mundo cercano a la Singularidad*.

Con el mismo encanto de los dibujos hechos por elefantes en Thailandia -el domador da instrucciones sutiles en la oreja con el batón de comando acerca de la dirección del trazo-; pero el mecanismo operador, la autoría mecánica, corresponden por entero al paquidermo que en su inteligencia ciega no esta en conciencia plena de la mímesis a representar, sólo de las pequeñas instrucciones silenciosas: pincel a la derecha, un poco arriba, baja…

Así estos gráficos, visitan por mal ventura el mundo de real, siempre presentes para aparecer una y otra vez desde la virtualidad, insidiosamente transformando la mano del artista en mouse.

*la Singularidad es el momento, reconocido por científicos en todo el mundo, en el que las máquinas cobra- rán conciencia y se fusionarán y substituirán a los seres humanos entre la década de 2020 lo más pronto, y 2040 a más tardar.

Gustavo Prado Transhumano H+ 

Erevank

México D.F. 

FORMACION ACADEMICA

2006-2011 Licenciatura en Artes Plásticas y Visuales. Escuela Nacional de Pintura Escultura y Grabado “La Esmeralda”

EXPOSICIONES INDIVIDUALES

Project Room

Casa Maauad. Exposición Individual. Ciudad de México, agosto 15- septiembre 15, 2013 

Con los terroristas

Museo de la ciudad Querétaro. Curada por Erevank. Querétaro, Querétaro,mayo 24-julio 15, 2013.

Apocatástasis

Museo de Arte de Sonora MUSAS. Curada por Erevank. Hermosillo, Sonora,marzo 25-mayo 20, 2013.

Pulsiones Híbridas

Museo de Arte Moderno. Curada por Victor Palacios. Ciudad de México,junio-septiembre, 2011.

EXPOSICIONES COLECTIVAS

Confetti Make-up

Museo Universitario del Chopo. Curada por Osvaldo Sánchez Crespo. Ciudad de México, julio 27 - septiembre 22, 2013.

Vial International Contest for Digital Creation and Interpretation

Museo de Arte de Puerto Rico. San Juan, Puerto Rico, abril 23 -julio 23, 2013

Destello

Fundación/Colección Jumex. Curada por Osvaldo Sanchez Crespo. Ecatepec, Estado de México, abril-agosto 2011.

Atentado Simulado

Salas oficiales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Curada por Eloy Tarcisio. Ciudad de México, 2010.